No es la primera vez que os hablamos de este tema a través de nuestro blog (si todavía no habéis leído el último post sobre keratina todavía estáis a tiempo), pero su creciente popularidad y las ganas que tenemos de contaros todas las novedades de nuestro salón de peluquería en Gijón nos obligan a volver a hablaros del alisado de alisados. Queremos que leer nuestro blog de peluquería sea como darse una vuelta por nuestro local un día cualquiera, para que podáis vivir y conocer en cada nueva entrada las tendencias que más están triunfando tanto en Gijón como en el resto del mundo. ¿Te suena la marca Grehy? Empecemos por ahí nuestro paseo de hoy.

Cuidado del pelo y de la naturaleza

En La Salá Style Room es muy importante contar con marcas que tengan resultados espectaculares y que cuiden tu pelo al mismo tiempo, pero siempre pensando en el medio ambiente y en el impacto que los productos nocivos tienen en él. Grehy es una marca española que cumple con creces todos estos requisitos y que ha sido un acierto de los grandes como incorporación. Se define como «una firma vegana de lujo capaz de unir lo más esencial de la naturaleza con lo más vanguardista de los salones de belleza». Y lo mejor de todo es que sus resultados acompañan palabra por palabra a su descripción.

Al fin y al cabo, si podemos presumir de ser tu salón orgánico en Gijón es por marcas Cruelty Free como esta, que apuestan por el cuidado de la naturaleza dándole la importancia que nosotros consideramos que merece. Y su truco o fórmula secreta se basa en proteína de soja hidrolizada, ácido hialurónico, 18 aminoácidos y aceites y mantecas vegetales. Olaplex, Kevin Murphy y Acqua Coco tienen nueva compañera en nuestros estantes. ¡Bienvenida Grehy!

Keratina Grehy: profesional, duradera y saludable

El principal aspecto que se nos pasa por la cabeza cuando pensamos en un tratamiento de keratina es la duración. En el caso de Grehy tenemos asegurados de 4 a 6 meses en los que disfrutar de un pelo liso, lleno de brillo y movimiento y eliminando por completo el odioso efecto frizz. En esto último son especialistas, lo tenemos comprobado. Sus compuestos y propiedades hidratan, nutren y recuperan la fibra capilar, clave en ese aspecto tan vital que todas buscamos cuando pasamos por la peluquería. Es muy fácil y agradable identificar un pelo hidratado mediante un proceso de keratina, y después de leer este post lo será mucho más.

Como decíamos antes, decir adiós al encrespamiento se traduce en facilidades a la hora de peinarse. Al darle al cabello más consistencia y menos nudos y enredos tendremos una melena de esas que, por mucho y muy rápido que pases el peine por ella, siempre llega hasta el final sin trabarse ni un poco. Y, si estamos hablando de salud capilar, está claro que es algo de lo que presumir.

Protección interna y externa del pelo

Tal y como os explicamos en nuestro post sobre por qué escoger el tratamiento de keratina para verano, el cuidado de este proceso de hidratación va mucho más allá de un simple resultado volátil. Y la clave está precisamente en que nuestra recomendación fuera para la época del año en la que más sufre nuestro cabello. Someterse a un alisado de este estilo no solo no lo daña sino que lo prepara para resistir daños externos como puede ser el agua salada, la humedad, el sol directo o, sin ir mucho más lejos y de manera general, nuestra rutina.

Y nunca sobra recordar que nuestro tratamiento de keratina no es solamente apto para pelos lisos. Si te gustan tus rizos pero también quieres deshacerte de ese efecto frizz o encrespado Grehy tiene la solución ideal. Al hidratar las fibras capilares el pelo gana peso y logra estirar, estilizar y definir tu rizo para que parezca, durante mucho tiempo, recién salido de nuestra peluquería en Gijón.

¿Nos vemos pronto por nuestro salón para probar nuestra última incorporación? Si tienes alguna duda y quieres venir 100% convencida no dudes en llamarnos y preguntarnos todo lo que necesites. Queremos que La Salá Style Room sea tu lugar donde darle a tu pelo la vida que se merece (y que te mereces). ¡En el corazón de Gijón!